martes, 13 de mayo de 2008

Plagio a mi mismo...

Tranquilos, no es que quiera parecerme a Bucay. En realidad lo que pasa es que leyendo un posteo en otro blog, sobre lo cambiante que son las personas (en ese caso era sobre las mujeres, pero nadie se salva de ser diferente todos los días al menos en algo) me salió la idea de todo lo que cambié yo en estos últimos tiempos. Y aunque creí que podría decir que soy alguien completamente diferente al que llegó a Córdoba en el 2005, leí el primer post de este blog, de hace casi dos años, y me llamó la atención lo igualito que es a lo que podría delirar hoy mismo.

¿La verdad? Me esguincé el tobillo, y el reposo hace que tenga un par de semanas con mucho tiempo libre, que lo gasto en cualquier cosa que implique evitar los libros para los finales de la semana que viene.

En fin, decía algo así...

Hace mucho que intento descubrir en lo más profundo de mi ser algún vestigio de personalidad que me permita definir más claramente lo que pienso. Igualmente, cada vez que llego a un puerto mínimamente convincente, descubro algo que me voltea las convicciones con la rapidez de un chasquido de dedos. Entonces, una y otra vez, coincido conmigo mismo en que planteos tan profundos y complejos sobre mí mismo, son inútiles y vanos si se basan en algo tan cambiante e impredecible, y justamente por eso fascinante, como el ser humano.

Para descubrir las claves de mi espíritu, primero tendría que definirlo. Darle un concepto tangible y lo suficientemente concreto como para que pueda ser apreciable por, al menos, otra persona. Y ahí es donde viene la gran pregunta: ¿Quiero definirme?

Ni yo estoy seguro de querer atenerme a una simple definición de diccionario, aunque sea elaborada por mí mismo, que me pinte de cuerpo y mente, y no me deje salir de un mero encasillamiento. Y ahí, creo, es donde radica la fuente de tantas preguntas sin respuesta que pueden llegar a complicarnos la vida, si es que las confeccionamos de manera viciosa, vaga y redundante, y sin la debida conciencia de que demasiado razonamiento a veces no es razonablemente sano.

Alguien me dijo que preguntándonos cosas profundas podemos llegar a encontrar un significado en otra persona, y dejo a mi libre entendimiento que lo que dijo tiene algo que ver con captar que parte de nuestra vida ocupa. Quizás las personas que conocemos ya ocupan un lugar en nuestras vidas sin que nosotros tengamos que definirlo. Quizás lo que hacemos al poner en cuestionamiento estos interrogantes es mover los cimientos de lo que podría ser una relación sana desde el primer momento. Quiero llegar a que quizás las preguntas demasiado profundas no tengan una respuesta satisfactoria si es que esperamos tanto de ellas.

El mundo no es simple, pero tampoco es tan complicado como muchas veces nosotros mismos queremos ver. La vida está llena de excepciones a la regla, casos especiales e irregulariades. Nosotros, por lo que más quieras, somos irregularidades. Si fuésemos muñecos en serie, lo bello de vivir se perdería. Admitir que soy diferente es lo que me hace especial, es lo que me hace ocupar un lugar definido en la vida del que me conoce. Y si dentro de mi diferencia, soy igual a alguien más, es porque algo tenemos que nos hace distintos.

Y las contradicciones también son parte de mí, tengo que admitirlo. Predico contra la filosofía barata, vacía y sin sentido. Y sin embargo, acabo de ocupar 6 párrafos de ideas vagas, simples teorías basadas en nada más ni nada menos que mis propias ideas. Saquen sus propias conclusiones. Y no tengan miedo de pensar distinto, es hermoso.

8 comentarios:

viviendolavida dijo...

q lindos los cambios=) yo soy lo mas cambiante q hay, y eso se nota en mi imagen (sobre todo en el pelo) pero esas son cosas superficiales q reflejan necesidades internas de cambiar algo en tu vida, pero se sienten bien, dejar la rutina de lado es algo hermoso...me cae bien la gente q sabe aceptar q la vida cambia, q nada se mantiene como esta...besos


p.d: me olvide los lentes asi q no lei todo sino nada mas lo q escribiste vos, si dije algo q nada q ver en algun momento sabras disculpar

Pily dijo...

En el fondo que una persona cambie es muy difícil, hay cambios y cambios, podemos cambiar la superficie, la escena,… pero en el fondo, en la esencia somos prácticamente iguales!!

Aunque tengo que decir que a mi también me da la sensación que en unos años he cambiado muchísimo...

Besos madrileños ;)

Dayana dijo...

Puede suceder, a todos nos pasa

vïrgïnïa dijo...

"Si fuésemos muñecos en serie, lo bello de vivir se perdería"


hagamosle entender esto a nuestro yo... ese q se niega a vestirse de otro color...
así aprendo a ser distinta de ayer
y "ese ser distinta" de cada día no me hace sufrir,,
inevitablemente
estoy cambiando...
lo acepto,,
(a veces cuesta)
a veces hoy

Franco: Bardo Verde dijo...

Demuestra una continuidad importante, que no te sientas ajeno a tus viejas palabras. Hace tiempo ya que me obsesiona la idea de morir a cada instante, de desconocerme de un día para el otro, y dejar mi herencia de conocimientos y momentos a un "yo futuro" impredecible. Pero algo en escencia no cambia, no se que es ni de donde viene, talvez de los recuerdos de la infancia, como peter pan =P

Complejo el tema, me gustó leerlo, y pensarlo...

Pame... dijo...

y decir que uno vive plagiandose a si mismo todo el tiempo estaría mal?...
me copio y después me reinvento... y debo decir que me encantó la parte donde decís: "¿Quiero definirme? Ni yo estoy seguro de querer atenerme a una simple definición de diccionario, aunque sea elaborada por mí mismo, que me pinte de cuerpo y mente."

Yo... no quiero... quiero aprender a reinventarme siempre... a dejarme sorprender siempre... a renovarme y contagiar a mi gente... y esto no es inestabilidad, porque pienso: PARA NO DEFINIRSE, DEFINITIVAMENTE DEBES ESTAR MUUUUUY SEGURO DE AQUELLO QUE DE VERDAD TE DEFINE... no?
Abrazos...
Bello blog... ya es uno de mis senderos elegidos!

.gpb dijo...

Definirse a uno mismo?Dificilisimo. Que me definan los que me quieren y los que no. Me gusta la idea de reinventarse a uno mismo, aunqe creo que la escencia siempre es la misma.
Me encanto tu blog. Buenas ideas y pensamientos.
Suerte en los finales y con tu lesion
saludos

verdelimon dijo...

que fácil es cambiar y tan difícil, sin embargo, perder la propia esencia. es lindo mantener un cierto -y prudente- contacto con lo que uno supo ser, hace 1, 3, 5 o mil años, es lo que te da la posibilidad de cambiar, a mi entender al menos, porque el cambio surge de un supuesto de maduración... según dice algún que otro perdido que uno conoce en el mundo. ahora... cómo podrías cambiar si no tuvieras la chance de volver a ser lo que alguna vez fuiste? de dónde partirías para el cambio? en fin... o sin fin pero punto y aparte... tu delirio con grandeza sin patente y plagio me hace pensar en ciertas cosas che, qué lindo, da gracias que no las escriba :). adios.