sábado, 27 de septiembre de 2008

Apagando cigarrillos...

Dime como apagas el cigarrillo y te diré quien eres. Algo tan efectivo es simplemente brillante e infalible. O es resultado de otro de esos días de exámenes que atoran las ideas que tratan de salir de la mente, y uno se queda como medio estúpido mirando las costumbres más insignificantes del resto del mundo.

De todas maneras, y sin querer sustituir al estimado Profe, he llegado a la conclusión -super importante y vital para nuestra vida cotidiana y a la forma en que entendemos nuestras relaciones sociales de interacción humana (¿?)- en que la violencia o pasividad, el énfasis o el desinterés, las ganas o no con que se apaga un cigarrillo, son completamente determinantes de la personalidad de quien ha terminado de fumar.

Vamos a lo importante. Hay por un lado gente nerviosa, apurada, de esa que suele llevarse al mundo (literalmente) por delante. Y es la que nunca, jamás, pudo apagar un cigarrillo adecuadamente. Si se fijan, primero viene un golpeteo de la colilla contra el cenicero, saltan algunas pequeñas chispitas, y el cigarrillo parece morir violentamente. Pero dentro de ese frenético descargo, el cigarrillo queda humeando, ya que nunca se apagó. Hagan la prueba, miren a quien apaga el pucho de esa forma, y noten que el 90% de las veces, si no más, tienen que rescatarlo del medio de las cenizas para apagarlo por segunda vez.

Por otro lado, están los contrarios. Esos que comienzan a apretar la brasa con tal delicadeza que parece que tuviesen algún sentimiento con ella. El cigarrillo muere suavemente, no hay ni un poquito de desparramo de cenizas y el humo se extingue casi de inmediato.Una prueba cabal de este tipo de gente: la colilla no se deforma cuando el cáncer empaquetado ya está apagado del todo, fruto de esa pasividad para extinguir uno más del paquete.

Por último (no porque no haya más tipo de apagadores de puchos, sino porque se haría muy largo), están los que no lo apagan, sino que dejan que se extinga. Los guitarreros que ven morir el filtro entre sus dedos mientras terminan esa última estrofa de la canción, los estudiantes que por terminar de leer esa unidad tan difícil lo colgaron del cenicero y lo olvidaron, los que laburan y lo agarran cada tanto, los que lo dejan al lado de la computadora y se cuelgan escribiendo estupideces...

...ya vuelvo.

11 comentarios:

Angie dijo...

y los que lo apagamos de dos maneras?? por que yo a veces lo apago freneticamente y siempre tengo que volver a apagarlo y a veces como quien no quiere la cosa, muere en el cenicero... o en mis dedos.
que suerte que reapareciste.

ale dijo...

Entonces vendrías a ser una frenética medio colgada, o algo por el estilo. Una mezcla complicada, pero muy común! XD

Un beso. :)

unServidor dijo...

Los prendidos que veo tirados en la calle los piso.
A los míos en cambio los apago a manguerazos.
¿Será por eso que no fumo?

El Profe dijo...

¡Muy buen analisis! La verdad que he aprendido mucho, yo solía apagar mis cigarrillos lentamente y luego iba a la ventana y los tiraba al aire como si quisiera que volaran... una páctica algo descabellada, lo sé.
¡Saludos!

Gurisa dijo...

Tengo una tía que nos hace fumar a todos en su oficina de la farmacia cuando deja el pucho en el cenicero y se va a atender. Obviamente terminan consumiéndose sólos. Más de una vez se lo he apagado y cuando vuelve mi tía por una pitada se queda con las ganas (y tantos otros chistes que quedarán en el anecdotario familiar...)

Tamara dijo...

Tambien estamos los que nunca los prendimos...Exigimos un analisis tan productivo como el anterior!

ale dijo...

tamara: Tenés toda la razón. Voy a tratar de analizarlos detenidamente para poder contar la experiencia pronto! :P

cami dijo...

a mí me enferman los que lo apagan contra la suela de la zapatilla y lo terminan más tarde... ratas de mierda!

yo no fumo, pero creo que lo apagaría tirándolo al piso y pisándolo... no soy muy original.

Virginia dijo...

hola ale.
hace rato deje de fumar, pero nunca me fije como apagaba el cigarrillo...
Al margen de esto,me mata el gris de fondo del blog...deberias cambiarlo...besos vir

*Solxxxett* dijo...

Ehmmm...y los que lo apagamos de varias maneras diferentes?.
Será por eso que tengo un trastorno de personalidad??.

ale dijo...

virginia: una artista plástica sabe de lo que habla. En cuanto encuentre un theme que me convenza un poco, juro que lo cambio. :) Un beso.

*Solxxxett*: no, justamente al revés, porque tenés un problema de personalidad es porque lo apagás de maneras diferentes. XD Más allá de eso, seguramente también varíe con el momento y la situación en la que se apaga el pucho, o muchísimo más la situación por la que se lo prendió. Voy a seguir trabajando en la teoría, todavía le falta. :P