martes, 7 de abril de 2009

Cuesta ganar dinero...

El tiempo es dinero. Frase vieja y sabia si las hay.

Estamos en un momento de crisis mundial, recesión económica, inestabilidad social, goleadas de la Selección Nacional en Bolivia. Hago y hago cuentas... a ver si me ayudan.

Es de saber popular y bien conocido que una persona medianamente normal (si es que existe alguna) duerme entre 6 y 7 horas de promedio por día. Fantástico. Es una necesidad básica del cuerpo, y aparte un gusto enorme (los que compartan mi gusto por hacer fiaca me comprenderán).

Trabajar, suponiendo un trabajo normal, en blanco, con todas las de la ley, cuesta (en promedio) 8 horas diarias. Promedio, a veces la inflación hace que cueste un poco más sin poder quejarnos al respecto.

Digamos que a alguien se le ocurre estudiar. Nada exigente, no pongamos un ejemplo extremo, no vamos a decir que aparte de trabajar ocho horas se me va a ocurrir estudiar Medicina, Abogacía, Física Nuclear o Cine, pero digamos que me ocupe unas 4 modestas horitas por día, promedio entre cursar, estudiar, o hacer trabajos para la carrera en cuestión.

Hasta acá, si mi mente renegada de matemáticas no me falla, tengo 19 horas por día, promedio, ocupadas en actividades normales. Básicas para el funcionamiento de cualquier persona.

Claro, no me voy a olvidar: si hablamos de funcionamiento básico, tenemos que hablar de tres momentos al día para comer (suponiendo que desayunemos, almorcemos y cenemos, como algo normal), asearnos (una ducha no viene mal de vez en cuando) y ocuparnos del movimiento de elementos que esas dos cosas suponen. Me arriesgo con un número, diría que 3 horas por día las tenemos ahí.

Hasta este momento me olvidé a propósito de varias cuestiones que pueden ser normales para todos, como suponer que tengamos un traslado de casa al trabajo o a la facultad y visceversa. Nada de eso.

Por último, y como accesoria legal del día, digamos que nos gustaría disfrutar un poco de nuestra vida, cuerpo y mente: el momento de ver televisión, leer un libro o simplemente llorar de alegría porque ese día no tuvimos que hacer nada de más... porque a esta altura, me quedan (de nuevo, si no me falló la calculadora solar que tengo en las neuronas), 2 horas para hacerlo.

Vivimos en un mundo práctico. Casi no hay aspecto de la vida que no se pueda medir en estadísticas, números y cálculos. Pucha, si hasta ya hay científicos suizos que dicen poder medir el amor. Entonces, yo me voy a hacer el científico suizo por un rato, y me propongo una tabla de prioridades en base al costo de tiempo=dinero que tiene vivir.

Prioridad = Trabajo (8 horas).
Prioridad = Dormir (7 horas).
Prioridad = Estudiar (4 horas).
Prioridad = Comida e higiene (3 horas).
Prioridad = Ocio (2 horas).

Mi escasa capacidad mental sólo me deja entender que lo que más cuesta, es ganar dinero. Que curioso... creo que ya lo sabía.

6 comentarios:

Angie dijo...

yo ya sabia eso y no hice las matematicas!! igual lo de la crisis es un gran complot. (ella compra teorias conspirativas de todas partes)

ale dijo...

Yo estoy con vos Angie, es todo una estrategia de Estados Unidos para quedarse con el petróleo... (¿?)

El Profe dijo...

¡Y como cuesta! La verdad que no estaría mal reacomodar el orden prioritario a gusto, pero lo que más nos agrada hacer no es justamente lo que nos hace ganar dinero... ¡Ufa!

¡Abrazos y Saludos!

Angie dijo...

De verdad Ale? por el petroleo? no, yo había escuchado que era para quedarse con el agua y darle de beber a los aliens que encontraron en Marte, que los tienen escondidos en cuevas en afganisthan... pero si vos decis que es por el petroleo...

penny lane dijo...

volviste :)

Zeithgeist dijo...

y we.. hay q hacerse pobre y vivir de subsidios.. Con eso, el temita de ganarse el pan durara.. unas ... 3 horas mensuales?
arriesguen numeros.